LA EDUCACIÓN DE UN FOTÓGRAFO

Entrevistar a  Andy Goldstein es bastante difícil. Y no lo digo porque Andy no se exprese con claridad, todo lo contrario. Sucede que para que las respuestas sean, necesariamente, breves, Andy no puede desarrollar todo su pensamiento (vasto) para cada tema que le pregunto.

Lo ideal con Andy es dejarlo construir los conceptos que comunica a lo largo de una conversación. Sería muy largo para los requerimientos de la vida virtual que nos rige desde hace ya mucho tiempo.

Andy Goldstein es maestro de maestros. Por su escuela han pasado la mayoría de los grandes referentes actuales en el campo de la fotografía. Sin embargo él, se ha mantenido siempre en los márgenes y su visibilidad como artista durante los últimos cuarenta años ha sido fragmentada. Sería interesante que los historiadores que ahora se ocupan de la fotografía contemporánea, tuvieran en cuenta el caso de Andy, que tal vez sirva como modelo para otros casos similares (aunque no tan extensos en el tiempo).

Robert Adams, gran fotógrafo y escritor norteamericano, se preguntaba en uno de sus artículos de hace unos años, si acaso la fotografía podía ser enseñada. Él hacía la analogía con las instrucciones para cruzar una jungla tropical. Uno puede instruir al aventurero en cómo orientarse por la posición del sol, cómo protegerse de las lluvias, de qué plantas alimentarse, etc. Pero no puede decirle qué camino tomar.

Así es Andy, “un orientador”. No tiene palabra definitiva para ningún tema. Y lo más notable: hace cuarenta años también tenía este grado de amplitud intelectual.

Vean el video, capturen la esencia de cada uno de sus pensamientos. Piensen que detrás de cada uno de ellos está su inmensa experiencia, pero también la de aquellxs a los que ayudó en su travesía por la jungla.

LA MUESTRA “INVENTARIOS, 1973-2012” DE ANDY GOLDSTEIN, INAUGURA EL 9 DE MARZO EN FOLA (FOTOTECA LATINOAMERICANA)