LOS GRANDES ARTISTAS PASAN DESAPERCIBIDOS

Hace dos semanas fui a la inauguración de “Fotografía Argentina, 1850-2010. Contradicción y continuidad” del J. Paul Getty Museum, en la Fundación Proa. La expectativa de esta muestra era muy grande. Hacía casi dos años que se hablaba de la visita de curadorxs de la Getty que estaban investigando aquí para armar esta muestra que pretende recorrer la historia del medio en nuestro país.


Me encontré con una muestra en la que se avisa en el texto de bienvenida que uno de los criterios principales que se ha seguido en la curación es la de seleccionar fotografías “escenificadas”, por sobre otras; a excepción de algunas que pertenecen al período de finales de la dictadura militar en los años 80. El recorrido es impresionante, pero muy conocido. Quiero decir: las fotografías que vi, son excelentes, pero son las mismas que venimos observando desde hace años y años en las instituciones oficiales y las galerías comerciales. Está claro que esto que digo es válido para mi, y no para el público general que seguramente se encontrará con material inédito a sus ojos. Esta apreciación no quiere poner en duda la calidad de la muestra. Me pregunto sin embargo, y a riesgo de ser prejuicioso, cuál es el sentido político que esta exhibición tiene hoy en Argentina. Tengo que ir a verla otra vez con mayor detenimiento.
Pero sucedió que al salir de Proa me encuentro con un amigo que me recomendó que fuera unos metros más allá de la Fundación al edificio de la nueva PROA21. Allí encontré un material (tampoco nuevo) que me impactó de una manera inexplicable. Se trataba del “Proyecto para El día que me quieras” del gran artista argentino Leandro Katz. Fotógrafo, cineasta, investigador, Katz revela un retrato despiadado de los terribles sucesos que condujeron al asesinato de Ernesto “Che” Guevara en Bolivia en 1967. Una instalación “pobre” de una muestra extraordinaria. Acá les dejo la entrevista que le hice a Leandro el viernes pasado. Dura 20 minutos, aviso!, pero vale la pena.

Fotografía del Che: Fredy Alborta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *